YONHY LESCANO ANCIETA



...

Nací en Puno en 1959. Mis padres fueron Teresa Mercedes Ancieta Hurtado y Pablo Lescano Marín. Mi madre fue profesora de primaria en el campo, enseñaba a niños quechuas y aimaras; y mi padre sargento de la antigua Guardia Civil, hoy Policía Nacional del Perú, era un policía distinguido que enseñaba inglés en la Universidad Nacional del Altiplano. De niño estudié en el Núcleo Educativo Campesino de Ccota, distrito de Platería provincia y departamento de Puno. Posteriormente, me trasladé a la ciudad de Puno para estudiar la primaria en el Colegio Particular San Juan Bautista y luego la educación secundaria en la Gran Unidad Escolar San Carlos. Cursé estudios superiores en la ciudad de Arequipa, dado que en Puno la Universidad Nacional no contaba con la carrera de Derecho, ingresé a la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Católica Santa María, obteniendo el título de abogado en 1982, luego retorné a mi tierra natal Puno, ejerciendo mi carrera de abogado en forma independiente y la docencia en la Universidad del Altiplano.

Conocí a mi esposa prodigiosamente, en un viaje que realicé a Santiago de Chile. Mis colegas profesores de la Universidad en Puno me aconsejaron que compre libros en el país del sur porque estaban a precios cómodos. En efecto viajé y visité la librería Andrés Bello que vendía exclusivamente textos de Derecho y cuando me encontraba seleccionado los libros vi ingresar a la misma librería a mi esposa, quien también es abogada, me impresionó tanto que dije interiormente "esta es la mujer" con quien haría mi familia. Y así fue, ella es mi brazo derecho en todo sentido, creo que es el mejor regalo que Dios me ha dado, compañera inseparable en las buenas y en las malas, quien me ha dado 3 maravillosos hijos, Juan Alfonso, Teresa Paula y José Ignacio, quienes han crecido viendo mi empeño por hacer un país más justo y mejor. En 1995 seguí estudios de maestría en la Escuela de Graduados de la Universidad de Chile.

Con mi familia regresé a Puno y retomé la docencia universitaria en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad del Altiplano, llegando a fundar y luego a ser catedrático del Programa de Maestría en Derecho de la citada casa de estudios, participé en muchos eventos académicos y llevé a cabo muchos trabajos de investigación en el campo jurídico. Mis estudios y mi experiencia profesional me sirvieron para realizar ayuda social en el pueblo de Puno, a través del programa radial “Con la Ley en la Mano” difundido en radio Onda Azul, brindaba orientación legal y gratuita a la población.

Gracias al apoyo del pueblo de Puno, luego de Lima y además de los jóvenes universitarios fui elegido como Congresista en cuatro períodos, dos por el departamento de Puno y dos por Lima. Fui un obrero en el Congreso porque nunca pretendí ser presidente o miembro de la Mesa Directiva, me importaba sacar adelante leyes a favor de mi país y se conseguía ese propósito luchando en las comisiones, allí donde comenzaba el nacimiento de las leyes. Fui designado como Presidente de la Comisión de Defensa del Consumidor y Organismos Reguladores de los Servicios Públicos y de la Comisión de Vivienda y Construcción e igualmente fui miembro titular de las comisiones de Trabajo y Seguridad Social, Constitución, Justicia, Educación, Relaciones Exteriores, Transportes y Fiscalización. Como miembro de estas comisiones impulsé muchas leyes; habiendo conseguido la aprobación de 130 leyes. También desde el Parlamento luché contra la corrupción y las mafias enquistadas en el Congreso, lucha que la hice muchas veces de manera solitaria y en el último Congreso, gracias a nuestra persistencia se consiguió el cierre del Congreso para cuidar el sistema democrático en el Perú.

Finalmente, con la ayuda del todopoderoso y en medio de alegrías, satisfacciones, frustraciones, con traiciones o conspiraciones – cosas que lamentablemente están presentes en esta tarea difícil de la política – seguí sirviendo a mi pueblo y con la tranquilidad de no haberme enriquecido con el cargo y poder de Congresista al contrario en mi despacho congresal he atendido en todos los periodos congresales a más de 300,000 personas. Después de 18 años culminado mi trabajo como parlamentario y con la generosa aprobación de mis funciones por el pueblo del Perú, estoy retornando a mis labores de docente universitario y también reinicio el ejercicio independiente de abogado. Gracias al pueblo del Perú por haber confiado en mí para representar a los millones de peruanos y peruanas y sin soberbia puedo decir tarea cumplida.




ylescanoancieta@gmail.com